:. . SUPERSPACE RECORDS - TRANSGRESIONES SÓNICAS, MINIMALISMO Y VISIONES

sábado, 16 de diciembre de 2017

H R 3 0 0 1


EL CUERPO FÍSICO ESPEJO DEL ALMA. La irradiación del alma se fundamenta en lo que ella ha hecho parte de sí en las diferentes encarnaciones en los diferentes cuerpos físicos. Eso lo irradia el alma a su cuerpo terrenal, de ese modo se impregna el cuerpo. Entonces lo que el alma lleva, luz o sombras, lo transmite a su envoltura. Con estas vibraciones pone en acción la estructura atómica del ser humano que entonces es dibujada según su irradiación◙Escuela de Enseñanza Cósmica cada domingo desde las 10:30 de la mañana en Camilo Carrillo 153 en Jesús María. Ingreso libre y obsequio de libros para tu alta evolución espiritual◙Un vídeo altamente destacado del año 2017 x su concepto bien estructurado es Paint Me Silver de POND aunque existen otros de gran creatividad también◙



EVALUACIÓN ANUAL 2017 EN ÁLBUMES DENTRO DE LA ESCENA DE SELLOS INDEPENDIENTES A NIVEL INTERNACIONAL, SIN NÚMEROS NI ÍDOLOS DE BARRO, TODO EN SU PERFECTO EQUILIBRIO. PARTE 4

ESTILO SYNTH-POP

POND                              THE WEATHER
BAXTER DURY               PRINCE OF TEARS
ULVER                            THE ASSASINATION OF JULIUS CAESAR
WILD BEASTS                PUNK,DRUNK & TREMBLING
DESTROYER                  KEN
LOWLY                           HEBA
NITE JEWEL                  REAL HIGH
FUTURE ISLANDS         THE FAR FIELD
SAINT ETIENNE             HOME COUNTY
JOHN MAUS                   SCREEN MEMORIES





ESTILO ART ROCK


TIMBER TIMBRE SINCERELY FUTURE POLLUTION
NADINE SHAH       HOLIDAY DESTINATION
ELBOW                  LITTLE FICTIONS
KING KRULE         THE OOZ
OXBOW                  THIN BLACK DUKE
EMA                       EXILE IN THE OUTER RING
ANATHEMA           THE OPTIMIST
STEVEN WILSON   TO THE MOON



Elbow : Magnificent (She Says) from Joe Connor on Vimeo.



2017 marcó en Perú cierta ola de desastres continuos: movimientos sísmicos y micro-sismos. Los sismos letales se proyectaron con mayor intensidad hacia la política que destapó esa corrupción que se notó desde siempre dentro de ella. Así sus protagonistas sintieron la sacudida, la misma que los persigue hasta la fecha. El universo de la música no cesó jamás y mucho menos anda en crisis, al contrario pues se mantiene perenne con los planetas musicales girando alrededor. Los grupos en estos tiempos no fijan su música en un solo estilo: diversifican, lo que refleja no tanto una gran creatividad sino una continuidad y peor sería que desapareciese toda esa escena la cual vivimos en su época exacta la cual se recicla y nos permite reconocer sonidos de los grupos que los crearon. Escojo un disco, un grupo y en mi mente surge una galaxia de unidad astronómica de todos esos grupos que alguna vez presenté x diferentes ondas hertzianas y hasta x AM◙

GRUPOS PARA OBSERVAR EN 2018




Las capas del alma son la consciencia del hombre; éstas se agrupan en el cuerpo en los denominados centros de consciencia, que están distribuidos cerca de la espina dorsal. Esas capas traspasan con su irradiación cada célula, cada elemento básico del cuerpo físico. La irradiación global es el aura del hombre◙STOP!

jueves, 14 de diciembre de 2017

El antirracista de Instagram



Por Juan Manuel Robles 
Extraído de "Hildebrandt en sus trece"

Enfrentar el racismo en el Perú tiene sus costos. Marcar una posición clara contra la discriminación trae consecuencias. Quien no lo sabe es porque nunca ha emprendido de verdad la lucha: solo ha repetido poseramente alguna que otra consigna, copiado en su muro algún meme bonito, recirculado cierta caricatura noble de Edery, como quien sigue una tendencia, una corriente, un hashtag. Es un antirracismo cómodo que se vuelve decorativo, fugaz, bello y hueco como un atardecer de Instagram. Es una cosa rara, esa postura que no alza la voz, esa indignación sin rabia.

Porque ser antirracista, en una sociedad como la peruana, es buscarse problemas, es alterar las reglas del juego, complicarte las cosas y moverle el piso a la enclenque escalera de tu ascenso social. Al principio, todo el mundo te da una palmada en la espalda. Yo también apoyo tu causa, causa. Pero llega un momento en que tu activismo altera la vida cotidiana. Hablas más de la cuenta. Te pones pesado. Tu rollo jode.

Recuerdo mi primera juventud, los años que siguieron a la universidad. En algún momento, decidí que no iría ningún local nocturno que hubiera sido acusado de prácticas discriminatorias, o sea, que tuviera denuncias por no dejar entrar “marrones”. Me parecía indignante que esas cosas siguieran pasando en mi país. La postura fue vista, por mis amigos, como exagerada y aguafiestas. “Vamos, Juanma, eso no es discriminación, ¿tampoco van a dejar a entrar a cualquiera, no?”. “Yo no estoy de acuerdo con el racismo pero es SU local, ¿no?” “¿Vas a dejar de venir a mi cumpleaños por eso?” “El manager me ha asegurado que esas son mentiras, que ellos solo le niegan la entrada a borrachos”. De todas las respuestas, la que más queda en mi memoria es esta: “Ay, oye, pero a ti nadie te va a discriminar. Mírate”.

Varios años después entendí lo que pasaba; mis amigos me estaban pidiendo que usara a mi favor algo que muchos peruanos tenemos, sin que reparemos en ello: el privilegio blanco. No importa que no lo seamos (yo desciendo de indígenas de Abancay y de la selva, con algún lejano ancestro vasco), hay elementos que a algunos nos blindan de esa discriminación que sí reciben otros. Entendí rápidamente que esos amigos no sentían la menor solidaridad por quienes eran excluidos. Al contrario: se sentían muy bien gozando de ese privilegio y, a pesar de que algunos eran tan marrones como yo —o más—, habían pasado al siguiente escalón: habían ganado el derecho de cholear a otros (y aunque no lo hicieran, podían entrar donde otros no).

Recuerdo el racismo de los locales nocturnos porque en esos años era muy comentado, hubo reportajes de televisión y operativos policiales (como el racismo es muy sutil, tenían que montar emboscadas de inteligencia para detectarlo, usando “cholos” encubiertos y “blancos” de incógnito). El libre mercado es extraño: en todos los ámbitos, la torta se la reparten uno o dos grupos empresariales. El rubro de diversión nocturna no era distinto. Todos los conglomerados tenían denuncias de racismo (de hecho, este era un signo de “estatus”). Uno de esos locales oprobiosos era el Café del Mar, que reincidió tantas veces en sus prácticas que acabó recibiendo una multa millonaria. Poco después, cerró. A veces, pareciera que esos pequeños triunfos contra los racistas se produjeron espontáneamente, pero no: fueron un montón de ciudadanos molestos los que pusieron denuncias, los que se atrevieron a dar el paso, los que en vez de mimetizarse y callarse, o reírse de la vida, dijeron ante la autoridad: “no me dejaron entrar por mi color, mi cara y mis rasgos”.

Por eso, no puedo evitar sentir cierto orgullo de mi lejana decisión. Si más gente lo hubiera hecho, estos locales habrían languidecido. Hay boicots que valen la pena. Pero claro, fui ingenuo. La gente siguió llenando esos locales denunciados. Con ellos no era la cosa.

“A ese paso, solo te van a quedar los antros del cono norte”, me dijo algún amigo. Fui perdiendo amigos. La cosa fue peor cuando decidí romper todo vínculo con cualquier persona que usara expresiones como “cholo de mierda”. Entendí que no se trataban simplemente de gente con una visión distinta del mundo; entendí que eran parte del problema. La depuración, a la larga, fue provechosa, pero también dolió. Me dejó un poco más solo.

Porque hay algo que algunas personas no entienden: los antirracistas somos minoría. Me da risa cuando alguien habla de “corrección política”, como si actuar contra el racismo fuera una especie de acto cómodo para ganarse el respaldo fácil. No lo es. Como en el caso de las discotecas, toda lucha contra el racismo se enfrenta a una realidad contundente: el poder económico usa la discriminación como una de sus energías. La usa porque calza perfectamente en el impulso aspiracional del consumo. Hace que mucha gente odie cómo luce —y quiera gastar para ser distinta—. Hace que sea mucho más conveniente blanquearse —y carcajearse—, que luchar.

Que no los confundan. La tolerancia al racismo es siempre una complicidad cómoda con el poder. Es una capitulación, una forma de aceptar ese poder, de decir que la lucha puede ser “cool”, pero vamos, tampoco es tan importante. ¿Por que? La razón de fondo es simple: porque gozas del privilegio blanco, y no te ha dio mal con eso. Porque prefieres pensar, contra toda evidencia, que ese privilegio es normal para tus conciudadanos. Porque el antirracismo es un chambón y genera anticuerpos, y en cambio el racismo lleva cientos de años en nuestras raíces torcidas, está el orden natural de las cosas, en el impulso que mueve la economía, el humor y la felicidad.

Que una película racista como La paisana Jacinta se llene de público no le da legitimidad. Era lo previsible: una triste comprobación del confort, del placer de discriminar con un sistema que te respalda. También aquellos locales nocturnos reventaban el mismo día de las denuncias en televisión.

Por eso yo desconfío. Desconfío de los que se dicen antirracistas pero no se comen pleitos, y jamás han dicho media palabra, por ejemplo, contra la publicidad racista, la de Saga Falabella y Ripley, la de agua Cielo, que invisibiliza a los peruanos que son mayoría. Desconfío de esa pretensión ridícula y ridículamente cómoda: ser antirracista y no herir a nadie.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Review: O - número 0 (Antenna Records, 2005)

Publicado originalmente en la revista "Freak Out!" el 2006

El último disco de “O” (o La Orquesta No Orquesta) ha sido editado por el sello inglés, propiedad del vocalista de The Telescopes, Antenna Records, en las postrimerías del pasado año. El álbum en cuestión consta de 13 piezas de música electro acústica, por ahí se dejan oír guitarras españolas, campanas, flautas infantiles y diversos ruidos extraídos de violas eléctricas –o electrocutadas según nos dicen- y de quién sabe qué otros extraños aparatos.

La Orquesta No Orquesta, conformada por los franceses Sylvain Ducasse y Yann Hagimont, ha perpetrado un álbum decididamente arriesgado bullente de sonidos chirriosos e incomprensible imaginación. ¡Acertaste! todo un deleite para tus neuronas, claro si eres de los que no se contenta con el aburrimiento que la rutina diaria a veces quiere imponer. En el flyer enviado por la gente de Antenna se afirma que Yann insiste en que “O” no es música... los escuchas lo convierten en música. Interesante estratagema, seguramente utilizada previamente por gente como Francisco López, Massimo o Hecker. Pero lo de estos franceses difiere con mucho de lo hecho por aquellos otros entes electrónicos. “Numéro 0” es una oda al sano divagar de los sonidos más esquizoides que puedas construir, una alabanza al placer del non sense.



“La ruptura del hueso... la tensión del alambre” (Dusted Magazine). Esta orquesta no respeta metrónomos, no ocultan su caos ni sus primitivos errores. “Así debe haber sido el arte prehistórico”, nos dicen los del sello Antenna. Y claro uno se pone a reflexionar y recuerda que en aquella época existía el Edén y la verdadera libertad, sin bobas restricciones; en ese sentido tienen razón quienes dicen que Sylvain y Yann son viejos niños. ¿Qué artista verdaderamente genial no lo es? “O” aventajan por mucho las intenciones de sus contemporáneos, ellos están en otra órbita, en otra frecuencia; no les interesa hacer música perfecta o brillante vanguardia. Lo que ellos desean es realizar algo que va más allá de la música, un arte que incluye pensamientos olvidados en el comienzo de las eras, arqueología mental que dice sí a los errores, a los sistemas sólo probables o no demostrables. Hallamos acá algo que muy pocos pueden o desean lograr: la plenitud apolínea.

Si andas en la búsqueda de algo que te reviente el cerebro este 2006 o si sólo deseas una buena nube luminosa, pues crece junto con este regalo en forma de “música” que nos da La Orquesta No Orquesta francesa.

Wilder Gonzales Agreda.


Published originally in the peruvian mag "Freak Out!" on the year 2006

The last album of "O" (or The Orchestra Non Orchestra) has been released by the English label, owned by the singer of The Telescopes, Antenna Records, at the end of last year. The album in question consists of 13 pieces of electro-acoustic music, there are Spanish guitars, bells, children's flutes and various noises extracted from electric violas -or electrocuted as they say- and who knows what other strange devices.

The Orchestra Non Orchestra, formed by the French Sylvain Ducasse and Yann Hagimont, has perpetrated a decidedly risky album full of chirpy sounds and incomprehensible imagination. You guessed right! a delight for your neurons, of course if you are one of those who are not satisfied with the boredom that the daily routine sometimes wants to impose. In the flyer sent by the people of Antenna it is affirmed that Yann insists that "O" is not music ... listeners turn it into music. Interesting stratagem, probably used previously by people like Francisco López, Massimo or Hecker. But what these French make differs much from what was done by those other electronic entities. "Numéro 0" is an ode to the healthy wandering of the most schizoid sounds you can build, a praise to the pleasure of non sense.



"The breaking of the bone ... the tension of the wire" (Dusted Magazine). This orchestra does not respect metronomes, they do not hide their chaos or their primitive errors. "This must have been prehistoric art," the Antenna label tells us. And of course you start thinking and remember that at that time there was Eden and true freedom, without stubborn restrictions; in that sense, those who say that Sylvain and Yann are old children are right. What truly great artist is not? "O" far exceed the intentions of their contemporaries, they are in another orbit, in another frequency; they are not interested in making perfect music or brilliant avant-garde. What they want is to do something that goes beyond music, an art that includes forgotten thoughts in the beginning of the ages, mental archeology that says yes to mistakes, to systems that are only probable or not demonstrable. We find here something that very few can or want to achieve: the Apollonian fullness.

If you are looking for something that blows your brain this 2006 or if you just want a good luminous cloud, then grow along with this gift in the form of "music" that give us the French Orchestra Non Orchestra.

Wilder Gonzales Agreda.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Reseña: VARIOS - Mixtape! (Internerds Recors, 2004)

Publicado originalmente en la revista "Freak Out!" año 2004

Elegir a una persona desprejuiciada hacia actos de este tipo, para reseñarlos, no tiene nada de malo y hasta es recomendable, señores editores; pero si esa falta de suspicacias se debe al desconocimiento, la idea ya no resulta tan atractiva. Más si se trata de una novata. No hago el quite a la responsabilidad, sólo pido que asuman su parte. Así que ya lo saben: debut y despedida.

Mixtape! es una entrega generosa -en cantidad- de grupos y solistas, difícilmente difundibles en los medios masivos, por hacer la mayoría de ellos música que provocaría infartos-en-cadena entre los programadores y audiencias de la FM o de OK TV, y por ser la mayoría de ellos unos perfectos desconocidos. Las ventajas con que a prima facie cuenta este agraciado lanzamiento no son escasas: cajita de blanco inmaculado (envolviendo el contenido), tres discos tres –de presentación tan parca como sobria-, datos exhaustivos sobre la disquera y los participantes. Todo por 14 soles. Existe la posibilidad de bajar el triple completo, portadas incluidas, desde la página web del sello (www.internerds.org), pero seguramente sale más cara (acceso a Internet, impresión, reproducción, etc).

En la cara opuesta de la envoltura, dice el “curador” que no es amigo de los “compilados extra large”, y que, si se ha avenido a ceder en su postura con este caso, se debe más a un afán documentalista. Se nota. De arranque, una ve el triple y se siente redomadamente ignorante. ¿De dónde ha salido toda esta gentita? ¿De qué recovecos innombrables de esta alcantarilla gigantesca que es Lima? ¡Si sólo conozco a El Lazo Invisible y a Quilluya (creo que alguna vez me soplé un “concierto” de Galarreta)! Por su vastedad y variedad, supongo que el rollo antedicho está justificado, como también por autenticar lo hilarantemente creativos que pueden ser los músicos peruanos a la hora de ponerse nombres (Las Vacas De Wisconsin, Neblima, Paruro, Rayobac, Qondor, Metástasis, Vavas, siguen ejemplos...). Pero además, porque Mixtape!, como toda compilación de características similares, termina naufragando en sus excesos. Para revisar la producción a vuelo de pájaro (que no debe ser la primera en su género, me dicen por ahí que el antecedente inmediato es el disco Vamos A Ser Felices), adoptaré el método del cangrejo: de adelante para atrás.


El volumen 3 es algo así como VIP-electrónico. No hay otro género de sonoridades que no sean las que permite pasar el filtro digital. Desconozco mayormente el tema (lo más rayado que he escuchado a propósito es Aphex Twin), y si bien es cierto los cincuenta y tantos minutos de esta tercera parte son llevaderos, encuentro pocas cosas que destacar. No es que el resto sean mediocres, sino que no tienen mucho que decirme. Además, ya lo dije: no soy una especialista en este campo (luego, carezco de un lazo empático). Sin embargo, creo que “Alta Luz” de Secuencias es lo suficientemente dance y elaborada como para resaltarla (“intelligent techno” es el marbete, ¿no?). No tan bailable, pero sí más trabajado en cuanto a detalles pequeñísimos, es el continuo fade out que parece presidir “Yo No Me Voy” de El Lazo Invisible. Lo que más me ha gustado de este CD, empero, es ese tan especial feeling de serranía bajo el que comulgan tres actos. El primero de ellos es Corazones En El Espacio: “Oscilaciones” me remite inmediatamente a pródigas excursiones crepusculares por los desolados parajes andinos, gracias a su delicada mutabilidad de escalas que le saca la lengua a lo brutotas que a veces suenan las composiciones de Quilluya. Hablando de éste, el segundo de ellos, aquí se muestra no sólo más rítmico y reciclador de sonidos quechuas, sino más festivo (“Pin Kanqui”). Y en cuanto al tercero, me alegra declarar que por fin le entiendo algo a Galarreta (“Charangorrión”; o, sea no era yo la del problema). Punto en contra: El Conejo De Gaia. Su “Recuerdos (Versión Single)” me parece fuera de lugar y además de escaso valor, aunque sea testimonial.   

El volumen 2, entonces, es el VIP-guitarrero. Éste es acaso un disco más plano que el otro, pero la calidad de la música es algo superior, y encima no tiene el sesgo tajante de su mellizo electro. Para comprobarlo, chequear a The Electric Butterflies -rock infestado de electrónica que, pese a ello, vertebra su psicodélica propuesta en torno a la guitarra (“Astro”). O a los suaves y melódicos Norvasc (“Sueña Con El Desierto”). O a los pro jazzeros Leche Plus (“The Delta Sounds”). La preeminencia de la psicodelia se ensalza a partir de “Sin Título” de Las Vacas De Wisconsin, y en realidad me hubiese sido más interesante apreciarla en mejores condiciones. Porque, salvo LVDW (una ejecución impecable), los registros de Qondor, H.A.L. y Serpentina Satélite son pobrísimos. En especial los dos primeros: sus temas tienen groseras fallas de continuidad. Serpentina Satélite no, pero su toma en directo (“Novo”) ha sido grabada desde el público (¿es un bingo? ¿una kermesse? ¿por qué tenemos que escuchar cosas como “10 vacío”, “150 soles”, “3 cuenta” o “4, 6, 7”?), de manera que no se le puede tomar muy en serio. Punto en contra: lo innecesariamente larga de la “Sesión 1-2” de Qondor.

¿Y de qué clase de “VIP-” es el volumen 1? De ninguna. Más es una sala de encuentro para quienes no se hacen problemas y apuestan por alear el rock y la electrónica por igual. Hay cosas rarísimas como Retrasados De Hojalata, jinglers de anime para veinteañeros como Neblima (“Fiesta Robot”), tributarios de los Sonic Youth de Kim Gordon (O.A.R., Zetangas, Rayobac, Viajeros) y hasta inclasificables como Vavas (“MIDI’s Peak/Metonimia” me hizo pensar en una versión tristona del robótico “Funkytown”, de Lipps Incorporated). Es probable que este primer mellizo sea el más logrado de Mixtape!, pero asimismo tiene su punto en contra. Y vaya qué tal punto en contra. El tema de Mundo Berbil -dúo, sospecho (primero canta él, luego ella)- es una de las aberraciones más grandes que he escuchado en mi vida (claro que no conozco mucho), mal interpretada y con constantes fallas: “Vamos A Bailar/Puigross No Sabe Besar” (con ese nombre, qué se puede una esperar). Dividido en dos partes (¿cuál es el apéndice de cuál?), en la primera se nota que el patita no puede tocar y cantar a la vez, aparte de padecer de una espeluznante falta de imaginación. La letra de la segunda parte, igual de horripilante, me produjo cierta nostalgia, al recordarme a esos nerds que, en la universidad, las chicas solíamos llamar con cariño “caracolitos”; porque eran buena gente, pero dejaban un hilo de baba por donde iban. Pobechito, el tal Puigross. (CONTACTOS: info@internerds.org)


Daniela Cáceres


Steve Hauschildt envía saludos al programa Perú Metamúsica

jueves, 7 de diciembre de 2017

SPACETIME CONTINUUM :. Ambient Phorever

Hacia inicios de los 90, 1993, 1994 empecé a coleccionar mis primeros cds y tapes de música avantgarde, postrock y psicodelia. Mi adolescencia la pasé feliz rodeado de joyas como el "Sound of Confusion" de Spacemen 3, el "High, lows and heavenly blows" de Spectrum, el "Selected Ambient Works II" de Aphex Twin, el "Iron Lung EP" de Pram et al. Una de esas bandas que me abrió la mente y de las primeras que amé, allá por el 94/95, fue SPACETIME CONTINUUM, el proyecto de Jonah Sharp proveniente de la escudería Astralwerks. Había quedado prendado de su música cuando le oí por primera vez en el Excursions in Ambience 3 y decidí arriesgarme y pedirme el tape álbum completo por catálogo. Lo llegué a pedir 2 veces pues de tanto usar/escuchar la cinta terminó rompiéndose en mi toca casettes de la época. JA!

Fui, una vez más vaya vaya, el primero en Perú -y quizás en la región- en escuchar este proyecto ya que ni en las tiendas de Los Pinos sabían de él mucho menos en Galerías Brasil o Galerías Benavides. Lo de Spacetime era electrónica harto novedosa para mis sentidos de 17 años. Ambient re psicotrópico devoto de artistas como Tangerine Dream o Popol Vuh pero debido al arsenal de máquinas que empleaba Mr. Sharp su sonido estaba a años luz de aquellos entes setenteros. No tenía atisbo tampoco de sonoridades acústicas ni tribales como Popol Vuh o alguna New Age ala Kitaro, Vangelis. Esto era droga para tu cerebro. Los títulos de los tracks de Spacetime eran bastante sugerentes: "Voice of the Earth", "A low frequency inversion field", "Floatilla". El nombre del álbum, "Bizcocho marino", incrementaba el halo enigmático alrededor de este proyecto. Inmediatamente se lo pasé a todos los colegas y amigos de la época y bueno... el resto es historia. Fue un sacudón baste decir.

Cuántas caminatas, paseos en bus por la ciudad, perdidas en Ancón de verano/invierno aferrados al sonido de Spacetime Continuum desde hace lustros. Por esto sin duda valió la pena ofrendar la vida. En estas temporadas en que la música está al alcance de todos sin pagar casi nada espero que tremenda gema encuentre nuevos jóvenes a la altura de su utopía/enajenación/inocencia. ¡"Arrogancia" mis pelotas!


Wilder Gonzales Agreda.



Towards the beginning of the 90s, 1993, 1994 I began to collect my first cds and tapes of avantgarde, postrock and psychedelic music. I spent my teenage years happy surrounded by jewelry like "Sound of Confusion" by Spacemen 3, "High, lows and heavenly blows" by Spectrum, "Selected Ambient Works II" by Aphex Twin, "Iron Lung EP" by Pram et al. One of those bands that opened my mind and the first ones I loved, back in 1994/95, was SPACETIME CONTINUUM, Jonah Sharp's project coming from the Astralwerks team. I had been captivated by his music when I first heard him on the Excursions in Ambience 3 and I decided to take a risk and ask for the complete album tape by catalogue. I got to ask for it 2 times, because after so much use/listening the tape ended up breaking in my cassette player of the time. JA!


I was, once again go go, the first in Peru - and perhaps in the region - to hear this project since not even in the shops of Los Pinos knew about it, nor in Galerias Brasil or Galerias Benavides. The Spacetime thing was pretty new electronic for my 17 years old senses.  Ultra psychotropic ambient devout of artists such as Tangerine Dream or Popol Vuh but due to the arsenal of machines that Mr. Sharp used his sound was light years away from those seventies entities. It had no glimpse of either acoustic or tribal sonorities like Popol Vuh or some New Age ala Kitaro, Vangelis. This was drug for your brain.  The titles of the tracks of Spacetime were quite suggestive: "Voice of the Earth", "A low frequency inversion field", "Floatilla". The name of the album, "Sea Biscuit", increased the enigmatic halo around this project. I immediately passed it on to all the colleagues and friends of the time and well ... the rest is history. It was a big shake needless to say.

How many hikes, bus rides around the city, losts in Ancon in summer/winter clinging to Spacetime Continuum's sound for lustrums? For this it was certainly worth offering the life. In these seasons when music is available to everyone without paying almost anything, I hope such gem finds new young people at the height of their utopia/alienation/innocence. "Arrogance" my balls!


Wilder Gonzales Agreda.

308. Spacetime Continuum - Sea Biscuit

El Ambient vía el sello Astralwerks de San Francisco. Segundo  LP de Jonah Sharp, luego de compartir experiencias psicodélicas con el gurú y visionario Terence Mc Kenna. Enrumbándose más allá de los planos terrestres, atravesando los océanos y profundidades en un viaje cósmico y submarino. Prueba de ello es este álbum hiper-elaborado con la fórmula Seefeel + Aphex Twin + Kraftwerk + T. Dream + Eno. Siete niveles: Pressure, Subway (para este tema ya debe haber echo efecto la "Galletita Marina"), Ping Pong, Voice of the Earth y sus múltiples sonidos naturales tratados y sintetizados vía la electrónica; usando nada menos que 17 tipos de teclado, desde el Prophet V5, pasando por los Roland 303/606/909 y el Digitech TSR 24.
Jonah viene a ser un maestro de las mezclas del Dance-Ambient. Seguimos tripeando, flotando y oscilando con Floatilla, Q11 y A Low Frequency Inversion Field. ¿Estás preparado para vibrar? ¡¡Enciéndete!!
Si necesitas guía la puedes encontrar en la sugestiva biblioteca de Mind Books.

Eduardo Lecca
"Vanguardia 1966 - 1998"

viernes, 1 de diciembre de 2017

H R 3 0 0 1


El concepto global para toda la existencia creadora se llama éter. El éter comprimido consta de siete x siete órbitas de vida espiritual llamadas también canales etéreos. Es una sustancia etérea espiritual de alta vibración que está traspasada x el éter fluyente, el Infinito. El alma está sincronizada con la estructura del Infinito. Es un microcosmos en el macrocosmos. Esta formación espiritual es denominada ser espiritual en tanto que esté libre de todas las tendencias humanas. Lleva en sí todo el transcurso cósmico◙Escuela de Enseñanza Cósmica de Vida Universal, cada domingo x las 2 frecuencias en AM de Radio Bienestar  a las 10 de la mañana◙ Esta definición fácilmente nos lleva también a la escena Ambient que en 2017 traspasó el éter en gran expansión. Un deleite para los oídos en estas eras del planeta Tierra◙


                                 
LA EVALUACIÓN ANUAL 2017 EN ÁLBUMES 2001 DENTRO DE LA ESCENA INDIE CONTINÚA SIN NÚMEROS NI ÍDOLOS DE BARRO, TODO EN SU PERFECTO EQUILIBRIO. PARTE 3 

AMBIENT

VISIBLE CLOAKS          REASSEMBLAGE
BRIAN ENO                     REFLECTION
GAS                                   NARKOPOP
RYUICHI SAKAMOTO   Async
WILLIAM BASINSKI      A SHADOW IN TIME
BING & RUTH         NO HOME OF THE MIND
BIBIO                                 PHANTOM BRICKWORKS
LAWRENCE ENGLISH  CRUEL OPTIMISM
GRANDBROTHERS        OPEN




MENCIÓN XPEXIAL: WILDER GONZALES AGREDA. Al mérito y continua expansión en su carrera. Lo recuerdo a los 17 años y no me sorprende lo mucho que ha crecido en todo este tiempo, pues desde entonces, yo ya lo veía diversificando estilos y con una amalgama particular en tonos de colores y don de saberes. No defraudó◙



INDIETRONICA

LALI PUNA                 TWO WINDOWS
CORNELIUS               MELLOW WAVES
PVT                               NEW SPIRIT
SONDRE LERCHE    PLEASURE
SYLVIAN ESSO         WHAT NOW
BLUE HAWAII           TENDERNESS
HUNDRED WATERS   COMMUNICATING
MOUNT KIMBIE         LOVE WHAT SURVIVES
THE XX                         SEE YOU
JOAKIM                       SAMURAI
FUJIYA & MIYAGI      FUJIYA & MIYAGI
BATHS                          ROMAPLASM



El sismógrafo interno debe de ser sólo la luz en nuestras vidas y una supra espiritualidad es lo que debe marcarnos no sólo en los años venideros sino ahora mismo. Los sucesos diarios ya empezaron a dar las señales y ya no hay más tiempo◙STOP!

jueves, 30 de noviembre de 2017

Reseña: BLACK DICE - Broken Ear Record (DFA/Astralwerks, 2005)



Publicado originalmente en la revista "Freak Out!"

La más reciente incursión de los de Brooklyn se nos revela como un artefacto fácil de devorar si es que conocemos a los francotiradores de siempre: Experimental Audio Research, Merzbow, Dome y quizás lo más insano que puedas rastrear en bootlegs de la Velvet Underground. A partir de estos códigos, los discos de estos neoyorkinos no sólo serán de tu agrado sino que, este plástico así lo demuestra, te sabrán casi familiares. Al menos ése es mi caso. Me sucedió con el anterior Beaches And Canyons y su “Things’ll Never Be The Same” (muy evidente guiño a mis amados Spacemen 3), y me sucede ahora con este Broken Ear Record.

La peculiaridad –digámoslo así- de este plástico es que está construido sobre una alfombra de sonoridades por bastantes momentos cacofónicas extraídas de unos bien equipados sintetizadores u osciladores, acompañando a esta mesmerizante amalgama encontramos también percusiones elaboradas por vetustas cajas de ritmos: toda una demencia sónica, y es que así es la nueva psicodelia que los jóvenes hoy en día paren.

Más allá de que este álbum resulte bastante parecido a otro perpetrado por algunas entidades electrónicas locales, debemos mencionar que “Broken Ear Record” dista mucho de ser la cúspide creativa de los Dice hasta la fecha. A mi entender ese título se lo lleva el ya mencionado “Beaches and Canyons” con sus atmósferas a lo Flying Saucer Attack + Telefunken + E.A.R. Sin embargo, amigo lector, puedes estar seguro que estos chicos irán evolucionando de una manera tal que no te sorprenda que en menos de 3 años den al planeta “rock” una ejemplar obra maestra, metamorfoseando sus influencias para otorgarnos algo nuevo; sí, ese sería el más alto valor que podríamos hallar en estos newyorkinos, a saber, que partiendo de las mencionadas bandas tutelares elaboren un artefacto que los convierta también a ellos en luminarias del nuevo milenio. Estoy seguro que Black Dice puede lograrlo pues de todo el escuadrón conformado por gente como Animal Collective, Double Leopards o Excepter  son los Dice los que se muestran como más talentosos e inventivos. Por momentos, inclusive, astralmente inspirados. Ya ves, freak, la época de los Tangerine Dream o Ash Ra Tempel ha sido hace tiempo superada. Que lo diga Sonic Boom sino, que ha creado semejantes nuevos monstruos, cual Zeus con sus hijos de un solo ojo.

Wilder Gonzales Agreda



DISQUS

WE ARE ALL ONE

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...